Lifestyle · Travel

¿Miedo al miedo? Lo siento, no puede facturar

tumblr_mcegziot5j1rb3l0yo1_500

De un tiempo a esta parte hay una pregunta que se ha convertido casi en habitual entre mi circulo de amigos y conocidos “¡Ah! Pero, ¿estás aquí? ¿Desde cuándo? ¿No te habías ido? ¿Ya has vuelto? ¿Con quién has ido?” Y la respuesta es siempre la misma “Sí, estoy aquí. Sí, me fui, pero ya he vuelto. Sola”. La verdad es que es muy gracioso que la gente se crea que pasas la vida subida en un avión y visitando ciudades nuevas y glamurosas.. En cierta forma hasta me gusta que la gente tenga esa imagen de mi en sus cabezas, porque en realidad eso hace que para ellos yo sea la mujer cosmopolita que me encantaría ser los 365 días del año, las 24 horas del día. Pero no. Para mi desgracia no vivo en un avión, ni me paso el día visitando ciudades nuevas y glamurosas los 365 días del año, las 24 horas al día. Viajo, sí. Bastante, que no mucho, también. Pero no os creáis todo lo que dice mi facebook, twitter o instagram de mi, porque es algo que yo controlo y como buena periodista muestro solo lo que quiero que se vea (jajaja – risa maligna). Muchas de las fotos de “viajera” la subo días, semanas o incluso meses más tarde, lo cual ocasiona confusiones a mis amigos facebook-eros, followers en twitter o seguidores en instagram.

Muchos me dicen que desde que me marché a Nueva York, hace casi ya dos años, no he parado, lo cual en cierta forma es cierto. Y sino que se lo pregunten a mi madre que ya me ha dado como caso perdido, o a mi pobre abuela que con sus 80 años lucha cual Aquiles para que alguien le lleve al aeropuerto a despedirme cada vez que me marcho a alguna de mis escapadas impulsivas.

Reconozco públicamente que sí. Que desde que alcé el vuelo y crucé el charco, no me ha parado ni el Tato, que a saber quién ese. No me ha parado nadie simple y claramente por una razón: Ya no existe el miedo. Desapareció en el mar Atlántico modo Jack Dawson tras el hundimiento del Titanic. En el 2013 viajé sola por primera vez en la vida y eso ha sido el principio del fin.
Muchas de las personas que “envidian” mis viajes o “admiran” todo lo que me muevo, no son personas que no viajen porque no se lo puedan permitir, que las hay, o personas que no les guste conocer sitios nuevos, que también las hay. Son personas que, en su mayoría, tienen pánico a viajar solas. Miedo a la soledad, a perderse, a aburrirse, etc., en definitiva, miedo al miedo. Por eso quiero utilizar este post de inicio de semana para gritar alto y claro que DEBEMOS romper ese muro de hormigón feo llamado miedo, que tenemos delante nuestro y no nos deja avanzar.

Porque todas esas personas que tanto admiran, quieren y pueden viajar, deben hacerlo. Jamás jamás os quedéis en casa por no tener “con quien ir” a una escapada de fin de semana o unas vacaciones de 8 días. Pensad que la compañía más importante e imprescindible con la que tenéis que viajar está en casa. Sois vosotros mismos.

Vosotros sois suficientemente capaces de viajar, vivir y disfrutar de unas vacaciones plenas de principio a fin. Recurriréis a vuestro instinto de supervivencia y no solo vais a volver con millones de fotos, fotos en las que seguramente no salgas tú porque hay mucho paleto por el mundo que no sabe como narices sacar una instantánea centrada en la que se te vea en condiciones dentro del susodicho paisaje. Volveréis con nuevos amigos que te llenarán de alegría, amigos que se convertirán en imprescindible en tu vida. Volveréis con experiencias, sabiduría, madurez y sobre todo conociéndoos mucho más a vosotros mismos. Porque nosotros no hemos elegido ser quienes somos, ni nacer en la época, año, mes, día y hora en la que lo hicimos, pero tenemos que vivir con este cuerpo y mente hasta que muramos. Y para ello tenemos que conocernos, querernos y aprender a estar solos, porque somos los únicos que vamos a estar hasta el final de los días con nosotros mismos.

Por ello quiero decir a todos los que me preguntan “¡Ah! Pero, ¿estás aquí? ¿Desde cuándo? ¿No te habías ido? ¿Ya has vuelto? ¿Con quién has ido?” que ya es hora de coger el torito por los cuernos y dejar de preguntar para lanzarse a responder “Sí, estoy aquí. Sí, me fui, pero ya he vuelto. Sola”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s