Fashion · Hair · Style

Lavándonos con el “No Poo”

Mi madre siempre solía decirme que lavarse el pelo todos los días era contraproducente para el cuero cabelludo, que éste se resentía y que con lavarlo cada dos días, era suficiente. Yo que siempre he tenido el pelo más bien graso he probado de todo a lo largo de mi vida para poder disminuir esos brillos molestos de mi raíz pero al final la única solución, en mi caso al menos, ha sido el tiempo ya que la piel y el pelo, no es el mismo en la adolescencia que ahora casi a punto de cumplir los veinti todos. Me declaro fan incondicional de los cosméticos y productos para el pelo de esos que rizan, alisan, moldean o suavizan. Me podría pasar horas mirando las baldas comparándolos decenas de veces y a pesar de que al final acabo eligiendo siempre los mismos, no me resisto a hacer este proceso selectivo una y otra vez.

Pero ahora me encuentro entre la espalda y la pared, entre el bien y el mal, entre la moda del “No Poo”, última tendencia eco-saludable que considera lavarse el pelo solo con agua lo mejor para nuestro cabello, o las que siguen abogando por el uso tradicional del champú. Suelo probar remedios caseros en casa, incluso mascarillas capilares, pero en lo que respecta a la limpieza del cabello soy mucho más normática y me cuesta bastante creer que limpiarlo simplemente con agua pueda funcionar.

Los partidarios de éste método “No Poo”, palabra proveniente de la abreviatura de “No ShamPoo”, hablan de cómo las sustancias tóxicas que contienen todos los productos para el pelo hacen que:

  1. nuestra piel sea más vulnerable a las infecciones
  2. se obstruyan los folículos pilosos
  3. se debilite nuestro cabello.

Su solución, ingredientes naturales y mucha paciencia. Según ellos, las primeras semanas pueden ser un tanto complicadas pero el paso de los días hace que el nivel graso de nuestro cabello se equilibre y quede perfecto. Para los que lo tuvieran más graso de lo normal, sólo añadir bicarbonato a un vaso de agua y lavarse la cabeza de medios a puntas sin frotar, sería lo ideal.

Por otro lado nos encontramos con los que consideran estas nuevas hipster-tendencias una absoluta aberración ya que aseguran que evitar los champús:

  1. convierte el pelo en un imán para la suciedad y contaminación
  2. perjudicamos el Ph de nuestra piel haciéndolo propenso a las irritaciones
  3. hace que aparezcan vellos enquistados y granitos
  4. favorecemos su caída
  5. perdemos su brillo natural y lo matificamos

En mi caso tengo bastante clara la postura adoptada. Por el momento mascarillas caseras y pequeñas pruebas en el laboratorio particular de mi casa, muchas. Dejar a un lado la limpieza y el cuidado de mi cabello por técnicas alternativas, no gracias, o al menos por ahora.

Fotos: Pinterest
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s