New York · Travel · USA

La Nueva York de Sinatra

Hace unas semanas, buscando en el baúl de los recuerdos encontré cosas que creí estaban olvidadas o perdidas entre tantos archivos y cosas que acumulamos y damos por terminadas. Encontré las fotos de ese lugar en el mundo que ocupa y ocupará siempre, un lugar especial en mi corazón. Ese lugar donde nadie duerme, las luces no se apagan y al que Sinatra siempre le cantaba. Re-descubrí que hubo un tiempo en el que yo era la que se ponía tras el objetivo de mi cámara para captar lo que hoy 4 años más tarde y sentada en mi sofá, puedo sentir que sigue vivo y está en mí más presente que nunca. Y si habéis sido curiosos, como yo lo hubiera sido, habréis ido directamente a las fotos del post, descubriendo así de qué lugar os hablo. Porque Nueva York, sí ese lugar que o odias o te enamora, no deja indiferente a nadie y a mi, me cambió la vida.

Intentando evitar que las lágrimas me produzcan charcos en los ojos mientras escribo esto, recuerdo con ternura aquellos días que sin quererlo, una de las ciudades con más habitantes, tráfico y locura del mundo, me hizo resurgir como lo hacen los Fenix. Porque a veces las grandes y pobladas junglas, aun de asfalto, te hacen descubrirte a ti misma enseñándote el camino a seguir. Un camino que a pesar de tu temprana edad, era incierto, tembloroso y en ocasiones desubicado. Y sí, me marché a la Gran Manzana a ponerme en orden conmigo misma y mis pensamientos, porque en esos lugares donde parece estás más perdida que nunca, el sentido de supervivencia se hace más fuerte si cabe.

Porque Nueva York no es solo un lugar repleto de edificios enormes y barrios con encanto. Nueva York lo tiene todo o nada. Tiene aquello que tú y solo tú quieras conseguir. Porque Sinatra lo dijo una vez, si puedes conseguirlo en Nueva York, lo puedes conseguir en cualquier lugar. Y sí, el hombre de sombrero y voz de ensueño tenía razón. La ciudad del TODO por excelencia te demuestra a cada paso que das que si en algún momento de tu vida te propusiste algo o tienes intención de hacerlo, debes luchar por ello, con uñas, dientes y garras si hace falta.

Durante aquellos días vi bailarinas que corrían por entrar en Juilliard, sabiendo que serían una de miles en cualquier audición para la que se presentaran y donde probablemente recibirían no uno, sino dos o tres NO-es por respuesta. Viví la ciudad inmersa en una Fashion Week acompañada por la que, para mí es uno de los talentos noveles de la moda íntima más grandes que hay hoy y con la que descubrí que no siempre es fácil hacer amigos, porque todos acaban viendo en ti una competidora en el sector, pero que se lucha y ésta te hace más fuerte cada día. He vivido yo misma la experiencia de escribir en medio de Washington Park y no sentir que destacas por ser especial, ya que muy probablemente a mi alrededor había alguien más luchando por ser y provocar sentimientos, gracias a sus palabras, como intento hacer yo cada día. Conoces a mujeres Puerto Riqueñas que son budistas y luchan por la integración de los inmigrantes en Nueva York y que además, sin importar la cultura de su país de origen, son lesbianas y escriben canciones que luchan por los derechos de las mujeres. Y te paran por la calle para decirte “qué bonita es esa chaqueta”, porque sí, porque si quieren algo van a por ello y se les gusta lo que ven, lo dicen sin tapujos. ¿Por qué guardarlo si la palabra es nuestro mejor don?

Estas situaciones y muchas más me demostraron que las cosas son solo del color que nosotros las queramos ver. Porque un mismo elemento se puede observar de millones de formas diferentes y tenemos que tener la suficiente fortaleza de luchar por proyectar aquello que nosotros queremos. No importa lo difícil que sea la meta o lo incomprendida que te puedas encontrar por el camino. Porque siempre que éste sea el que nosotros hemos elegido, será por el que merezca la pena pelear. Y si tiene que salir mal, saldrá, pero los años me han demostrado que si algo no funciona, es porque otra cosa mejor vendrá y sino, yo misma seré la encargada de buscar aquello que me haga feliz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s