Films

Por qué a mi sí me gustó Jurassic World: El reino caído

La expectación era clara los días antes al gran estreno de Juan Antonio Bayona como director de la nueva película de la saga Jurassic Park. Los dinosaurios no eran animales habituales en sus anteriores películas y todo el mundo tenía en mente la clase de largometrajes que la franquicia jurásica había hecho hasta el momento. Las personas que acudían al pre-estreno días antes de que la cinta llegara a la gran pantalla avalaban lo que muchos llevábamos pensando desde hacía tiempo, que Jurassic World: El reino caído era definitivamente un peliculón, pero como buena espectadora no podía basar mis opiniones en algo que mis ojos no habían visto todavía.

Defendí hasta la muerte el anterior filme Jurassic World, donde el estreno de Chris Pratt como el gran domador de raptores y Bryce Dallas Howard como la excelente a la vez que estricta y ambiciosa directora del parque, fue tan fantástico como lo había sido la película en su totalidad. Aunque quizás mi excitación y opinión positiva en referente a esta primera película después de ese parón de 14 años desde Parque Jurassico III, es porque recuerdo con bastante horror ese final de trilogía. A decir verdad, poca gente que conozco guarda un buen recuerdo de esa película del 2001 y por ello el regreso de los dinosaurios en 2015 con Owen Grady y la Dra. Claire Dearing causó a todos poco menos que excitación y emoción al ver que la era jurásica había vuelto más fuerte que nunca.

Así, tres años después de que el espectador y los fans recuperaran la ilusión y la esperanza en la historia que allá por 1990 escribió Michael Crichton, llegó Jurassic World: El reino caído, capitaneado por el cineasta español Juan Antonio Bayona. Un director del que yo personalmente admiro su magnífica forma de trabajar y dirigir largometrajes y aún sabiendo que éste no era para nada su género, jamás perdí la esperanza de ver algo digno y que respondiera a las demandas de esa agrupación de fans ansiosos que esperaban, muchos esperanzados, otros no tanto, ver algo que les sorprendiera y enganchara de nuevo.

Y lo consiguió. Fue capaz de llevarse a éstos animales pre-históricos a su propio terreno, a sus luces y sombras, a sus decorados y paredes de papel pintado, a sus planos cerrados y de detalle, en definitiva, a su personal forma de trabajar. Con claras reminiscencias a las clásicas películas de Jurassic Park, J.A. Bayona ha sabido transformar lo viejo en nuevo, sin perder un ápice de su esencia. La magnífica inclusión de la banda sonora original, con claros cambios rítmicos que hacían creer a la audiencia que se trataba de una B.S.O totalmente diferente, pero que los espectadores arduos, veloces y que quizás hayan visto la película más de una vez, supieron detectar sin vacilación. Unos actores perfectamente elegidos, a los que el público ya conoce y tiene cariño, pero a los que se les añade un nuevo elenco que incita a la curiosidad y duda del espectador. Todo ese conjunto demuestra un claro respeto del director por lo hecho en las anteriores cuatro películas, pero el cual no ha dudado en dejar su granito de arena haciendo este último largometraje de la saga suyo, con firma propia, convirtiendo así Jurassic World: El reino caído, en una de las películas de este 2018.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s